El Poder de Soltar


Ser honestos con nosotros mismos no es tarea fácil. Nos cuesta aceptar cuando algo termina o que se va de nuestra vida. Se nos hace muy difícil cerrar capítulos, sumado a que somos expertos en excusas para no hacerlo.

Muchas veces quedamos anclados en algo porque creemos que necesitamos “eso”, o a “ese”, o a “esa” para vivir.

Cuántas relaciones muertas que prefieren seguir unidas a través del conflicto tolerando maltratos, abusos, mentiras, traiciones, solo porque creen no tener otra opción. Cuando de algo tenemos que estar totalmente seguros, siempre hay otra opción, quizá no sea la que uno quiera, o no se esté dispuesto a pagar el costo que viene con esa decisión y con ese cambio, pero siempre tenemos otra opción.

Cuántas personas viviendo de recuerdos lindos o dolorosos, dando vueltas una y otra vez en la misma anécdota y volviendo a sentir la misma emoción de aquel momento en que vivió esa situación: “es que me dejaron, se fue con otra…”, “no sabes todo lo que yo di en esa empresa y me despidieron…”, “es que le di todo y más, y al final me abandonó…”, “nunca más volveré a sentir lo mismo…me quedaré sola/o toda mi vida…”.

Es importante quedarse aquí un tiempo, lo que necesita el alma para alejar la mente del corazón pero cuando nos quedamos más tiempo de lo debido, girando con la misma anécdota, lo que logramos es quedar apegados al lado oscuro de esa historia.

Con la puerta entreabierta entra aire. El apego desde la parte oscura ocurre cuando sentimos que ese otro se nos está convirtiendo en algo muy importante en nuestra vida, y que de tan importante se nos hace indispensable. Y cuando entra esta indispensabilidad volcamos toda nuestra existencia en el afuera hasta llegar a sentir que el resto de nuestra vida carece de sentido cuando no lo tenemos.

Es importante saber que vivimos en una cultura del apego, nos bombardean constantemente a que dependamos del último celular, a que usemos determinada ropa de marca, a que tengamos determinada marca de auto, a que estemos en pareja porque sino somos bichos raros. Satanizamos las palabras “apego”, “soledad”, “desapego”, sin ver la parte lumínica de estos términos.

Hay una gran diferencia entre estar en el mundo y ser parte del mundo. Seguir a la masa puede ser el camino más fácil y puede conducirnos a una gratificación inmediata, pero cuando el silencio empieza a gritar te das cuenta que  vale mucho más la pena “sacrificar” el placer inmediato por la bendición que es la gratificación a largo plazo.

Por lo tanto nuestro trabajo personal es el desapego. Pero cuidado con este término porque como todo en la vida los límites son muy sutiles. A un paso del desapego puede estar la dejadez, la frialdad, la lejanía. El desapego real no es el de “me fui, no me importa”. El desapego real, o mejor dicho, el apego seguro desde el lado lumínico es, “hoy estoy contigo, me encanta estar aquí, te disfruto, pero sé que cuando no esté aquí también puedo vivir y puedo sentirme bien en esa situación”.

El desafío es aprender a desapegarnos del afuera para apegarnos a lo que verdaderamente es nuestra condición natural, que es a nosotros mismos, a nuestra esencia. Cada situación “negativa” es una oportunidad que nos da la vida para nuevamente regresar a casa, lo cual significa aprender a protegernos, a amarnos, a cuidarnos, a apoyarnos, a ser nuestro mejor amigo y nuestro primer amor.

Esto es muy importante entender porque mucha gente por miedo a la soledad necesita del ruido, necesita de fiestas todo el tiempo, estar acompañada constantemente sea de pareja, amigos, familiares. Y para un hambriento emocional cualquier migaja de amor le viene bien, y esto se huele. Es como un olor imperceptible pero muy perceptible a la vez. Es muy perceptible a las cosas más internas de uno, y esto huele a que estás buscando desesperadamente a alguien con quien estar, siendo esto un blanco fácil para manipuladores, estafadores, mentirosos.

Debemos hacer consciencia que cada etapa en nuestra vida tiene su propósito, hacer carne que la vida son ciclos, y que todos necesitamos nuestro espacio y tiempo para reencontrarnos con nosotros mismos, y que la soledad puede ser maravillosa cuando descubrimos su sentido. Hay un tiempo para todo. Tiempo para sembrar, tiempo para cosechar. Tiempo que se caen las hojas, tiempo que las flores renacen. Tiempo de lluvia, tiempo de sol. Si esto vemos y sabemos, ¿por qué habríamos de creer que todo lo que vimos de nuestra vida es todo lo que hay?.

Busquemos hacer cosas que nos hagan sentido, que nos nutran internamente y nos mantengan en ese silencio maravilloso, que es el silencio donde habita Dios, donde habita lo sagrado, y sólo a partir de entonces nos volcaremos al afuera de manera mucho más sana.

El poder de “Soltar”, del “Next”, “Siguiente”, está en el desafío de dejar ir aquello que ya está muerto simbólicamente en nuestra vida y avanzando en la certeza de que aún hay mucho más, que aún no vimos y que es de bendición.

Luz y Amor

Lic. Patricia Bogado
Coach & Master PNL
www.patriciabogado.com.ar

 

27 comentarios

  1. Sebastian dice:

    Magistralmente exacto lo que dices Patricia, muy bueno, saludos

  2. Marilé dice:

    Hermoso articulo! me encantó ! abrazo

  3. Jorge dice:

    Excelente articulo !!!! Me encanto y realmente lo que necesitaba leer en este momento de mi vida !!! Gracias Patricia!! Saludos

  4. Maru Zaldivar dice:

    Excelente!!! Gracias por compartir! Gracias

  5. rocio dice:

    Pregunto, esta mal decirle directamente a un chico, lo que buscamos o queremos? porque a veces confunden esto con desesperación cuando se les responde…*UNA RELACIÓN SERIA*

    Gracias! me encantó la nota! besos!

    • Hola Rocío:

      No, no está mal aclarar qué tipo de relación estás queriendo. Eso te ayuda sobre todo a ti para detectar señales de hacia donde puedes ir con esa persona.
      Si te das cuenta que tiene un perfil muy de soltero (entiéndase mujeriego, discursos de:”disfrutemos la vida, la vida es hoy, etc, etc), desde ya que no vale la pena decirle nada.
      Y en un caso de cuando ya iniciaste la relación y están saliendo, aquí sí habría que tener en cuenta el tiempo de iniciada la relación para charlar. Considera en esta situación 6 meses aproximadamente si es que ves que la otra persona no tiene perspectiva de nada.
      De algo sí tenes que quedarte tranquila, si la otra persona interpreta como desesperación tu punto de vista acerca de qué buscas en una relación, es tema de esa persona y probablemente tenga algún temor al compromiso y hace que no estén en la misma sintonía.
      Espero haberte aclarado la duda :)

      Gracias por leerme!, un beso

  6. Pilar Cama dice:

    Soltar es cuestión de decidirse, no es fácil, lo sé por experiencia, estoy en eso.
    Primero encontrando que es bien chévere estar conmigo misma, me llena de cariño y tranquilidad mi propia persona, creo y siento que voy por buen camino.

  7. Maria dice:

    muy buen articulo!! podrías decirme si das algo relacionado a PNL,gracias

  8. Tere dice:

    Exelente artículo Pati no sabes lo bien y que me han hecho todas tus publicaciones me ayudan increible, Gracias …. :)

  9. Edgardo dice:

    Exelente,es justo lo que necesitaba,muchas gracias Patricia!!!!!

  10. elsa parra dice:

    hermoso es algo que vivmos con dolor sobre todo las personas que no logramos soltar fue de una gran ayuda gracias por compartir

  11. jj dice:

    El artículo da en el clavo, muchas veces nos encanta recrearnos en situaciones, tal vez por miedo o falta de recursos para afrontar la nueva situación!!! ahora el cómo soltar, ya es más complicado, para mí lo mejor es buscar la distancia, el cortar radicalmente con esta situación muerta, si dejar de hacer una anàlisis previo. En fin, muchas gracias Patricia, por tu gran lucidez!!!! un abrazo

  12. Liliana dice:

    Brillante realmente y si es asi, cuesta la aplicacion, lo que no debe costar es amarnos a nosotros mismos, gracias Patri, relamente nos ayudas, que bueno que estes ahi

  13. Marcos dice:

    Gracias Patricia Excelente como Tu! Gracias por tu mensaje de Luz estamos en contacto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>